Los mejores consejos para el cuidado adecuado de las telas

Las diferentes telas en tu guardarropa requieren un cuidado variado: agrupar todo en un solo lugar resultará en una angustia cuando saques la ropa de la secadora, solo para descubrir que tu suéter se encogió dos tallas y tu hermoso vestido blanco ahora tiene un terrible tono de rosa chicle.

Aunque es tentador tomar atajos cuando se trata de lavar la ropa, no es la tarea doméstica más agradable, vale la pena tomarse el tiempo para hacerlo bien. Después de todo, tu guardarropa representa una gran inversión de tiempo, esfuerzo y creatividad. No deje que el descuido le cueste una fortuna: siga las reglas básicas de lavado para obtener prendas vibrantes y perfectamente limpias después de cada lavado.

Lino:
- Nunca lave la ropa de lino a una temperatura superior a los 60 grados centígrados; al hacerlo, corre el riesgo de provocar un desgaste prematuro.
- Separar los colores de las sábanas blancas y claras. Los tintes pueden traspasarse fácilmente y arruinar el lino blanco puro.
- Use quitamanchas sin lejía antes del lavado. La lejía debilitará las fibras de la tela y arruinará la ropa teñida.
- Trate de quitar las manchas inmediatamente, si es posible. (Esta regla se aplica a la mayoría de las telas).
- Lavar la mantelería y las toallas por separado, de lo contrario la ropa saldrá cubierta de pelusa.
- Cuando lave ropa de lino, llene su máquina solo hasta la mitad. Este tejido necesita un poco más de agua que otros para quedar limpio.
- Cuelgue siempre la ropa de cama para que se seque. Secarlas en secadora causará arrugas y encogimiento.

Seda:
- Lavar a mano la ropa de seda, utilizando un jabón suave.
- Cuélgalo para que se seque.
- Nunca planche ropa de seda, ya que quemará la tela.

Lana:
- Evita los lavados frecuentes, ya que esto acortará la vida de tu ropa de lana y desgastará prematuramente el tejido. La lana es un tejido especialmente delicado, así que trátalo con cuidado.
- Remoje la lana en agua fría antes de lavarla con agua jabonosa. Esto ayudará a prevenir la contracción.
- Cuando el lavado sea absolutamente necesario, utilice un programa delicado con agua fría o tibia.
- Si es posible, es mejor lavar a mano las prendas de lana. Sécala siempre de forma natural: la secadora arruinará tu ropa.
- Use detergente especial para lana para dejar la tela limpia y fresca.

Cachemira:
- Tenga mucho cuidado al lavar cachemir, ya que es bastante delicado y se puede dañar fácilmente. Para proteger sus artículos, colóquelos cuidadosamente dentro de una funda de almohada o una bolsa especial antes de comenzar el ciclo de lavado. Esto evitará que la rotación rápida dentro de la lavadora agite la tela.
- Utilice un detergente para lavar lana o un jabón diluido suave para limpiar las prendas de cachemira.
- Evitar el secado en secadora a toda costa. En su lugar, extienda la cachemira sobre toallas planas para que se seque al aire.

pashmina:
- Trate la pashmina como lo haría con la cachemira, con mucha delicadeza.

Algodón:
- Dado que el algodón es bastante duradero, puede relajarse sabiendo que la lavadora no causará ningún efecto adverso. Lave la ropa de algodón con agua tibia (no caliente), usando un detergente que no destiñe.
- Para mantener las toallas de algodón esponjosas y suaves al tacto, use la mitad de la cantidad recomendada de detergente y déles un enjuague adicional al final del ciclo.
- Secar en secadora a temperatura baja o secar naturalmente para evitar que se encoja.

Telas sintéticas (rayón, nylon, acrílicos, spandex y poliéster):
- Las telas sintéticas también son fáciles de mantener: solo dales la vuelta, mételas en el lavado y usa un detergente normal.
- Secar en secadora a temperatura baja, tal como lo haría con algodón.
- Para la ropa de nailon, es posible que desee considerar el uso de suavizante de telas para evitar la electricidad estática.

Ropa separada:
Finalmente, una vez que haya clasificado la ropa según el tipo de tela, separe las prendas delicadas como la ropa interior de otras prendas y los colores de los blancos. Invierte tiempo y atención en los procesos de clasificación y lavado, ya que ayudarán a prolongar la vida útil de tu ropa.